lunes, 28 de septiembre de 2015

Diario Comunal 300: Antes que nada, nuestro aplauso a nuestros lectores, por haber soportado 300 paginas de este diario. Gracias compartidas.

Estos días Santos, nos mueven a la reflexión de la gran diferencia que encontramos entre religiosidad y Espiritualidad. Solemos participar de una serie de rituales en estos días, para recordar la proesa de una persona y una gran generación, que luchó hasta la muerte por cambiar las condiciones que prevalecían en el Imperio Romano.hace más de 2000 años. Después de aquel sacrificio, la religiosidad se convirtió a nuestro juicio, en la más poderosa manera de asumir el poder, como una "natural atribución humana". El concepto, Dios, generó la forma consolidada de fijar el "todo poderoso"en una imagen, en un escrito, en un discurso. La explicación de lo increíble, el razonamiento de lo lógico, el entendimiento de la importancia de obedecer, la obligación de ritualizar nuestra existencia, la justicia indiscutible, por morales sin un determinado origen, hizo de la palabra Dios, el reconocimiento de una fuerza omnipotente que lo explicaba todo.
Ni el ejercicio de la ciencia, impide la presencia del discurso religioso. Y de paso, muchas veces se confunde la práctica religiosa, con la percepción espirirtual. Lo espirirual, es la percepción que se otiene de todo lo que a uno lo rodea, el clima,el suelo, el afecto o la vibra de los otros, En otras palabras es la energía que te entregan los elementos naturales que te envuelven. La espirirualidad, nos hace seres participes de un todo, una totalidad del mundo del que formamos parte, el cual no tiene palabra, pero sí percepciones directas de lo que te rodea. La religiosidad, han sido un dscurso impuesto, es el poder explicado como "natural", elaborado por el mismo humano. Discurso europeo que justifica la colonia y el poder, que se acepta, ante la inexplicación de imponderables, terremotos, temblores, huracanes, que son únicamente la explicación de que el mundo vive, que es infinito, como no lo son, sus elementos integrantes. 
Cuando vamos a misa, nos lleva la espiritualidad que recibimos de nuestros coterraneos, y un porcentaje menor, el que por su religiosidad asumida,va. En otras palabras, la religiosidad es un pretexto para gozar la espiritualidad de los habitantes de cualquier lugar. Es por eso que los eventos religiosos en verdad son eventos festivos. Si no concuerda con nuestros comentarios, nada más pregúntese, ¿cuantas personas asisten a la misa por su creencia, y cuantos asisten, simplemente por el placer de estar con todos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario