sábado, 21 de febrero de 2015

Diario Comunal 293: A propósito de la Institucional celebración del día internacional de las Lenguas maternas

En primero, es sano afirmar que todas las lenguas son maternas, simplemente porque es la madre la primera en enseñarnos a hablar cualquier lengua. En segundo lugar, se habla de la conservación de un patrimonio cultural de la humanidad, sin señalar claramente la diferencia que la UNESCO encuentra entre las lenguas "maternas" y las lenguas no maternas, o Hegemónicas diríamos nosotros.
En la mayoría de lo casos, todos parecieran referirse a las lenguas etiquetadas de "indígenas", es decir, aquellas lenguas que por tener menor cantidad de hablantes, padecen cotidianamente el riesgo de desaparecer. Si esto es la cosa, al no señalar las diferencias de fondo que hay, nos atrevemos a señalar una, que es fundamental, y que si los lingüístas la han señalado, solicitamos se nos permita ostentar nuestra ignorancia.
En principio, debemos decir, que el lenguaje expresa nuestra percepción del mundo. Sus palabras o conceptos, reflejan el modo como el hablante entiende el mundo que habita. De ahí que, en el contenido de sus palabras, se guarde la visión que se tenga en determinada lengua. Si hablamos el español, obviamente, pensaremos a través de sus conceptos, lo mismo si lo hiciéramos en Inglés, en Chino, o en Francés. ¿Lo mismo pasaría si lo dijéramos en Ayuuk?, es aquí, en donde podemos encontrar reveladoras diferencias.
Veamos como se nombran a los lugares, parajes, comunidades, cuando se habla en Español, y cuando se habla en Zapoteco. San Pablo Guelatao, por ejemplo, su nombre está en español y en Zapoteco. Cuál es el significado de Pablo, nosotros no lo sabemos, si usted sabe dígalo. Se podría decir, quien fue San Pablo, pero el significado de Pablo, como palabra, es totalmente abstracto. Por lo contrario Guelatao es Yelatoo, "lagunita" en Español, y sí, realmente en Guelatao existe una lagunita, es decir es algo concreto que vemos, que describe algo existente. Guelatao no es abstracción es concreción. Y así podríamos ejemplificar miles de casos muy reveladores, entre una abstracción hegemónica, y una concreción en lengua "materna".
Pero lo que queremos afirmar en esta ocasión, es que defender la sobrevivencia de una lengua "materna", es defender una cosmovisión, o simplemente una visión concreta de la vida. Es decir, vivir y describir lo que se percibe, es distinto a usar conceptos abstractos, que lo que hacen es convertir nuestros razonamientos en un juego de abstracciones.
Las lenguas Hegemónicas, están plagadas de abstracciones. Por lo mismo, nuestra manera de razonar se finca en abstracciones, no así, las lenguas que nosotros llamamos propias, que enuncian, describen, lo realmente existente.
Este tema da para mucho, ojalá en otras ocasiones, podamos volver a ello. Por ahora nos conformamos en preguntarle, ¿que nombre le pondría a su hija, una abstracción o una concreción? Teresa o Flor, ahí se la dejamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario