miércoles, 17 de septiembre de 2014

Diario Comunal 281: ¿Por qué construir principios es mejor que reproducir valores?



Hemos sido una sociedad bañada de múltiples influencias de todo orden; Culturales, tecnológicas, económicas, religiosas, etc. En tanto eso, cada persona, porta en su actuar distintas, diferenciadas y diversidad de patrones de conducta, que responden a razonamientos que en lo general son ajenos, o bien son propios, que obtiene de su lugar de origen, o del que habita. En otras palabras, todo ser actúa conforme al contexto que le forma y habita. Los valores deben ser respetados, pero y por su gran diversidad de origen, es difícil escoger los que son de utilidad para una sociedad determinada. El que en una escuela se cultiven ciertos valores, implica de principio el que alguien, persona o colectivo, selecciona dichos valores a reproducir.
Esto, si bien para muchos, es de mucha importancia, el sólo hecho de seleccionar valores a reafirmar, implica ya un ánimo de conducción de unos para los otros, es decir, ejercer un poder que lleva a determinar el cómo se ha de comportar dicho conjunto de personas. Dicho de manera sencilla, el hecho de que tú consideres que consumir tabaco es nocivo para la salud, no justifica que todos los que te rodean tengan la obligación de abandonarlo, solo porque tú así lo deseas.
Buscar la armonía en una sociedad, requiere en primera instancia de respeto a la diversidad de valores, de ahí que en primera instancia lo que se puede sugerir, es tomar acuerdos colectivos, que lleven implícito el respeto a esa diversidad, esto es, la generación de PRINCIPIOS, colectivamente acordados. El que un principio se vea como un acuerdo, permite que se convierta en una conducta y respetada por los que integran un colectivo, una comunidad, una sociedad. Un principio, si ese colectivo lo considera pertinente, puede convertirse a la larga en una norma, que aunque no esté escrita sea respetada por todos.
No olvidemos que la noción de valor está determinada en gran parte, por la economía, es decir, es una noción cuantitativa, más que cualitativa. El principio, es lo primero, el origen, por ello está más cerca de lo cualitativo.
La generación de principios, nos lleva al respeto del criterio del "otro", que es la base para la construcción del "nosotros". Para transformar nuestra realidad, es de suma importancia fundamentarnos en principios acordados por todos, en lugar de reproducir valores que son practicados por unos, y que le son impuestos a los otros.
Ojalá esto contribuya a ser respetados, y no a seguir respetando lo que nos es, para nosotros satisfactorio.

1 comentario: