lunes, 8 de septiembre de 2014

Diario Comunal 279: Conocimiento y educación no son lo mismo.

El que dice groserías, es un mal educado, el que no respeta las costumbres, es un mal educado, el que levanta la voz, es un mal educado, en fin, y el correcto para todo, ese si está bien educado. El obediente, el callado, el que habla lo necesario, el que siempre está bien presentado, ese está bien educado. La palabra educación se usa casi para medir todo y a todos. Pero todos tienen, su propia idea de lo que es bien o mal educado, a tal grado, que nunca se sabe a ciencia cierta, que es estar bien educado.
Eso sí, toda educación se le achaca a la escuela, aunque también hay quienes consideran que hay personas educadas, que nunca pisaron un pie en la escuela. También cuando se habla de educación, todos parecieran estar bajo medición. El problema crece, cuando tratamos de entender bien lo que sucede, porque ningún ser carece de conocimiento, esté, haya ido o no a la escuela, dado que toda persona, por el sólo hecho de vivir, recibe y genera conocimiento.
La educación responde a una labor que se considera necesaria, que se planifica desde alguna instancia, Una institución, un organismo civil, primordialmente el Estado. Últimamente, las empresas brillan en esta labor intencionada de educar, sea ésta, en una comunidad rural, o la ciudad. Es decir, siempre hay un alguien detrás de la educación. O sea se ve desde cualquier instancia de poder.
Por su parte, el conocimiento nace, se germina como la yerba, ¿para qué?, para vivir. Es un resultado natural del movimiento del planeta, es el fruto de las relaciones que se entablan entre los seres que habitan el mundo, algo que no se controla, que no se somete, que no es una receta, una técnica, sino que es como el oxígeno, que alimenta el movimiento de la vida.
El conocimiento no es algo dado, es algo que está y se sigue creando todos los días, no es, solamente un baile, un procedimiento técnico, etc. es todo lo que construye cotidianamente todo tipo de sociedad que busca, vivir.
Comentamos esto, porque revolvemos conocimiento y educación. Decimos que la mamá educa, que el campesino educa, en fin, pero una cosa es educar y otra es conocer, se conoce en el juego, en la comida, en la calle, en el terreno de cultivo, es todo, en la asamblea, en los cargos de representación, no únicamente en la escuela.
Por ello, es muy importante, subrayar, que el PTEO, parte del conocimiento comunitario, no de la educación comunitaria, precisiones, que hacen más sana nuestra interpretación de este hermoso entusiasmo, que llevan adelante los maestros Oaxaqueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario