lunes, 16 de junio de 2014

Diario Comunal 266: La Comunalidad, modo de vivir, que ha sido benéfico para la humanidad. Por ello no se descarta como propuesta para la nación entera.


Hemos vivido utopías permanentes, que han caracterizado la movilidad social, en muchas etapas de la historia del planeta. Utopías sembradas para imponer formas de vida, como la consumista que nos envuelve en la actualidad. Se ha demostrado que la tan cacareada democracia, no es más, que una utopía retórica, que ha consolidado el poder de una élite. Se ha demostrado también que la utopía libertaria, no es más que un discurso inventado y que ha servido para fortalecer el poder. Tanto el individualismo como sus formas de gobierno carecen de sustento cuando se les enfrenta a razonamientos naturales, de vida normal, de la que la especie humana, no es más que un elemento. Es por ello, que la Comunalidad, como forma de vivir y de pensar, no deja de tener importancia para ofrecercela a todo tipo de sociedad. Su existencia es una respuesta lógica para reproducir la existencia, en condiciones de respeto, trabajo y reciprocidad.
Debemos reconocer, que la inflencia del modo monetarista productivista, que no arropa, ha lacerado tanto la imaginación, que en ciertas regiones, la práctica de la Comunalidad, pueda sonar también a una utopía. Sin embargo, sus principios y sus resultados a la vista, en regiones como Oaxaca, y el sureste, nos demuestran que su ejercicio es realizable. 
En materia educativa, en este momento histórico, representa para Oaxaca, una oportunidad sin precedentes, para consolidar, su forma y razón de vida, ya que la educación por si misma ha sido su enemiga, y ahora, se convierte en su filosofía.
Esto puede aplicarse al campo de la agricultura, al manejo de energéticos renovables, a la medicina, a la ingeniería, a las matematicas, al arte, ha funcionado hasta en la defensa de la naturaleza, es tal su fuerza cualitativa en la vida, que tan sólo su apreciación económica a obtenido premios mundiales, como el nobel. Obviamente su ejercicio no conviene a los grandes capitales, que se fundamentan en sociedades volcadas al consumo,
menos aún, a la élites acaparadoras del poder político, que enmascaran a los grandes capitales. También debemos reconocer, que no todos los sureños, dan cuenta de que la portan de manera natural, que es un razonamiento que se esconde, pero que se conserva en el ser que está cercanamente lligado a la naturaleza, al trabajo, respetuoso del otro, al beneficio recíproco, no religioso o caritativo del trabajo en colectivo. Tenemos los Oaxaqueños una lección de vida que ofrecer no sólo a la nación, sino al mundo entero. #tioyim #comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario