lunes, 16 de junio de 2014

Diario Comunal 265: Hablar de Libertad, Democracia y Justicia, representa para la gran mayoría, meterse en un laberinto sin salida.


En aras de encontrar o ver realizados dichos conceptos generaciones enteras han perdido la posibilidad de divertirse en esta vida. Los movimientos sociales más sobresaliente empuñan banderas, fundadas en estos conceptos, frente a personas e instancias, que los utilizan para justificar sus intereses y atrocidades. lo que nosotros nos planteamos, suena a irreverencias frente a los que se consideran de abajo, como a los que se consideran estar arriba.
Nosotros creemos que la creencia en estos conceptos, radica en la civilización de la que parte nuestra apreciación, es decir, del manantial del conocimiento, del que abrevamos nuestros principios y acciones. Estos tres conceptos claramente se extraen del pensamiento liberal. Hasta el nombre lo heredan, liberal viene de libertad, o viceversa. Tanto la justicia, como la democracia, evidencian su historicidad mediterránea. Y si esos conceptos los usamos en lengua española, su connotación es evidentemente Europea u occidental. Despojarnos de su uso pareciera una verdadera grosería, pero es necesario deslindarnos de ellos, ¿porque? Porque su uso nos demuestra que no nos conduce a ningún lugar real, digo, que se vea, que se palpe, que se toque con todos nuestros sentidos al servicio. Nuestra civilización, y le digo así, porque es la que nos cubre, nos protege, nos alimenta, nos anima, nos festeja; es otra, es la civilización natural. Esta civilización se quiso desaparecer. El poder, la propiedad y el mercado, soñaron con eliminar nuestra autoridad, nuestra natural adscripción, y nuestros intercambios, pero fallaron en su interpretación. La autoridad la vemos en la gran mayoría de municipios en Oaxaca, y en una gran parte de la Nación, Nuestra ligazón con la madre tierra se evidencia, en la resistencia generalizada en contra de la privatización, y a pesar de los grandes monopolios, nuestros intercambios, siguen brillando como una gran tabla de salvación. 
Ha llegado la hora, de crear un nuevo lenguaje, que describa con vestimenta cristalina, quienes somos en verdad, y si en español nos vistieron, será en español, nuestra emancipación. La cosa se dice fácil, pero resulta dificultosa, más con la prepotencia y el cinismo, con que el poder que nos gobierna, hace uso de su fuerza en todas partes. Liberémonos de la libertad, comunocratémos la democracia, y hagamos justicia de la justicia, para ver si así, podamos abrir nuevos caminos más cerca de nuestra realidad. Descubrir un nuevo lenguaje, implica desnudarnos de la vestimenta que nos han impuesto desde hace siglos, vestimenta que portan nuestros padres, y que nos hacen vestir. Las ideas, las religiones, el Estado y sus estructuras, son duros huesos de roer, pero estamos seguros, de que la resistencia cotidiana, en nuestro hacer, nos alumbra la profundidad de nuestra entrañas que no se cansan de gritar. 
Sueno todo esto a una utopía, pero nosotros no creemos más que en el respeto, el trabajo, y en un recíproco beneficio, para las nuevas generaciones, que esperamos hablen y sueñen, con otro lenguaje, que le explique con firmeza que no son dueños del mundo, sino son simplemente parte de él. #tioyim #comunalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario