martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 254: Todos queremos la transformación de nuestras condiciones de vida.


Los que no tienen empleo, lo exigen, los que quieren educarse, quieren escuelas, los que quieren aumentos de salario, se organizan y lo buscan, los que padecen hambre, sin organizarse la demandan, Los que quieren producir, buscan los apoyos financieros necesarios, los que ven una nación desunida, quieren unirla, en fin todos queremos de diversas maneras, cambiar el estado de cosas. Pero siempre cuando decimos todos, pretendemos con ello pensar que en verdad somos todos, pero esta palabra encierra un gran engaño, que nos lleva a la frustración, a pensar una infinidad de cosas para explicar porque no cambia nada. Los intelectuales, le echan la culpa al sistema, otros al gobierno, otros a las cuestiones estructurales, otros se echan la culpa, y se proponen cambiar de mentalidad. Participar en movilizaciones sociales, es prioridad para muchos, pero debemos reconocer, no es para todos.
Nos preguntamos, ¿ ha habido movilizaciones sociales, conscientemente masivas para la trasformación de la sociedad en la que se vive? Es posible, pero siempre han debido tener banderas diversas que coinciden en momentos y espacios específicos. Esto es sencillo de comprender porque cada sociedad aflora necesidades y pensamientos diversos. Las revoluciones, han hecho coincidir demandas diversas, que aunque no han cambiado nada, lograr substituir a quienes se niegan a dejar el ejercicio del poder. Es por ello, que las revoluciones, han sido, una simple vuelta más a la tuerca. Transformar el pensar de una sociedad específica lleva años, ahora cambiar una manera de razonar, lleva aún más. Es más, muchos se niegan a cambiar su forma de razonar, porque la consideran la adecuada, por ello, podríamos afirmar que cada sociedad tiene su ritmo, y espacio para hacer sus cambios, tiempos que no son los de la mayoría, o lo de una nación en su conjunto. Para ejemplo, está la problemática que enfrenta el Estado de Michoacán, que es distinto a lo que enfrenta Tamaulipas, o al de Guerrero. Cada región, por su parte, enfrenta específicas estructuras de poder, distinto suelos y climas, distintos credos, etc. Todo esto complica una posible movilización unificada en torno a un problema concreto, que aunque afecte a todos, cada uno lo padezca de manera diferente. De ahí que las reformas actuales, no se detengan y el Estado, cada día fortalezca más, el dominio de sus intereses y de su visión. 
Que es lo conveniente hacer ante esta realidad; Partir de la región, y buscar alternativas propias,adecuadas a lo propio, con efecto regional, es decir, trabajar con nuestras capacidades colectivas y con nuestras potencialidades, para lograr que de los habitantes de la región salgan los diseños de solución, para cada necesidad regional. Muchos no estarían de acuerdo, porque los problemas son efectivamente estructurales, de sistema, pero, no trabajar desde nuestros espacios concretos,es dar cabida a las condiciones que laceran nuestra existencia local. #tioyim #comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario