martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 251: Hay muchas maneras de excluir, de ocultar, de innibir, de desaparecer, lo que se considera excluible.


Esto es un fenómeno y una actidud, que porta nuestra manera de vivir, desde la llegada de Europa a este continente. Excluir es una manera de ejercitar el poder de uno sobre los otros, o sobre todo, principalmente sobre la naturaleza. Este razonamiento, es la prepotencia der ser humano que deviene de su formación individualitaria. La exclusión es negar la diversidad que nos conforma, es imaginar un mundo igualitario, pero un mundo arrazado por igual, en el que el sobreviviente sea el más apto. Así mismo se consideró idóneo excluirnos ante la llegada del invasor. De hecho existimos, pero como almas huecas, como seres a civilizar, como animalitos a adoctrinar, y es esto lo que se hizo con nosotros, con los pueblos origiarios que habitamos este continente.
Lo desgraciado radica, en que ésa visión, la reproducimos ahora en todas la dimensiones de la vida. En la educación principalmente. reconocer esta actitud, discriminatoria, excluyente, racista, egoista, nos permitirá transformar las cosas. En el salon de clases, en el mercado, en la calle, en todo sitio, medimos a las personas, a los seres, a las cosas, olvidando, que todo y todos, tienen una razón de ser, de participar en esta vida.
Resulta altamente halagador, reconocer a seres que la dferencia, la traten con la inclusión de esta, en ambitos comunitarios, es decir, que desde la comunida, se trabaje para envitar la exclusión. Esto para el proceso de transformación educativa, es un elemento central a tomar en cuenta.
#tioyim # comunalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario