martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 248: Trastocar una costumbre, puede ofrecer nueva coherencia.


Hoy 21 de marzo, pudimos ser testigos de la alteración de una costumbre, que para muchos ya funcionaba como ley, el rendir culto a Juárez, a través de un programa, formal y político por excelencia. Desde Lázaro Cárdenas, los 21 de marzo, fueron momentos para consolidar el poder en turno bajo el manto del Benemérito. Los que nacimos y crecimos en este lugar, vivimos la presencia política del régimen, aveces sin percatarnos, recientemente, con elevada prepotencia gubernamental oficial. La vida política de la nación se pasea por esta comunidad. Privilegio y tortura, cuando no se está de acuerdo con lo que se está haciendo de este País. 
Esta mañana el Gobernador llegó, rindió tributo ceremonial y se retiro. No se hablo, no se recitó, no se halagó a nadie, el magisterio mostró sus consignas, el las escuchó, firmó el libro de visitas y regresó a la ciudad. Para muchos, esto puede ser una manifestación de falta de respeto, principalmente de la costumbre. Para nosotros fue lo correcto. Es decir, El Estado debe celebrar formalmente, no utilizar estos eventos para fortalecer su imagen, su trabajo, sus conceptos. Esto para nosotros fue una manifestación de coherencia, hasta que punto analizada o presionada, no lo sabemos. 
Esta es una manera para que sea el pueblo quien tenga el espacio para celebrar a su Prócer, como mejor le parezca.
Dicho de otra manera, es conveniente no utilizar espacios y momentos cívicos, para hacer política. (aunque toda reunión sea política realmente)
Es bien cierto, que una sociedad no atendida, busca cualquier espacio para hacerse escuchar, los maestros por ejemplo, pero estos actos deben ser la expresión contundente de los valores profundos que reproduce todo tipo de sociedad, de sus históricos personajes, y no sólo los de la gobernante.
El que los niños y jóvenes, le rindan culto a la personalidad de Juárez, puede ser cuestionable, pero no se debe negar, que eso, también es el resultado de la práctica educativa que hemos recibido. Practica que le propio magisterio ha decidido transformar. 
Tanto lo cívico, como lo deportivo, hicieron en esta ocasión de Guelatao, el espacio popular para el intercambio de sus emotividades, y con ello de sus vidas. Muy diferente cuando en 2006, Fox mandó a construir un helipuerto para su llegada, o la campaña de Peña Nieto, que de tantas cercas, ni siquiera las moscas, tuvieron oportunidad de volar sobre la plaza. Anécdotas, que no deseamos vuelvan a repetirse. #tioyim #comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario