martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 244.


Hoy se publicó una foto histórica, que sin pensar que me atañe de manera personal, me invita a reflexionar sobre las consecuencias de ver la pareja, desde perspectivas más naturales, menos formales, menos liberales, menos normativas. El matrimonio definitivamente vino a aplastar el afecto que se da de manera natural, en tiempos y espacios. Trajo la ley, la fuerza, el orden, lo homogéneo, la igualdad, en detrimento del reconocimiento de la alegría, la construcción, la compartencia, la diversidad, el diálogo, el afecto en sus muy naturales manifestaciones. El casamiento civil, mató de raíz la creatividad en las relaciones, La epístola de Melchor Ocampo, no trajo ni un regalo de reyes, ni un campo abierto a la construcción. Los personajes de esta foto, son resultado de momentos elevados de energía constructiva, que al paso de los días caminan senderos tan cerca de los unos de los otros, que van empedrando un camino abierto y natural. Y no se trata de ensalzar comportamientos personales, sino reconocer los ámbitos que permiten a hermanos de una fuente sentirse en compartencia con hijos de otra fuente. El mundo es de todos y para todos, la moral impuesta con sello liberal, encarcela la naturalidad de emotividades, dos madres, un solo padre, supone la permanencia del machismo, pero no se ve la historicidad de las parejas. Rasgos, que la compartencia desaparece, por encima de esa moral igualitaria que acalla las verdades que se construyen a diario y en grupo.
Realmente ver a estos personajes en una foto, ratificando una hermandad, no me deja más que una gran satisfacción, que hayan superado los viejos o impuestos moldes familiares. Aplaudo públicamente a sus madres, por trascender, éticas coloniales, esas si, machistas, que hacen de las familias cárceles que pudren la sanidad que portamos los seres naturales. Enrique, Luna, Julia, Andrés, gracias por ver su mundo de manera natural, y enfrentarlo con alegría, honestidad y profunda hermandad. #tioyim#comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario