martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 243: Debe dar rabia, morir cuando se emprende el vuelo.


La muerte de un amigo tan enamorado, de los principios de la gente común de Oaxaca, no deja de sembrarnos preguntas. Este Amigo, fue testigo de una propuesta conceptual que centra, el valor de vivir la vida en comunidad, Fue jurado de un examen de una gente común, que puso sobre la mesa, exactamente lo común para hacer la vida. Al igual que el examinado, este amigo abrazó aquella visión, la hizo suya, la persiguió en todos los espacios que le fue posible. Lo mismo la cultivo en congresos, que en debates abiertos en comunidades escondidas y protegidas por las montañas. A Oaxaca le admiraba su realización propia, a través de su reconocido régimen político Comunócrata, o de Comunalicracia, como lo hemos planteado. Lo mismo le preocupaba la defensa de los derechos humanos, que la defensa de los valores comunitarios de realización. Ponía en duda todo, no se conformaba con nada, navegaba, lo mismo en su cubículo del CIESAS, como en la cama de cualquier comunero. Obviamente gustaba de los mezcales y las tlayudas. Es cierto, para muchos, los Antropólogos ya no son de simpatía común, creo que por que todos los vemos como espías, como gente que se roba, lo que nunca sabemos, pero éste Antropólogo, era poco común a su gremio, te lo encontrabas en los lugares más insospechados, bebiendo tepache o discutiendo de lo indiscutible, pero siempre cerca de los sucesos. Creo que ya no era un Antropólogo, era más bien una gente común, no hablaba bien el español, pero se hacía entender. ¿Porque estaba tan enamorado de lo nuestro, a tal grado que lo consideraba suyo, propio?. Realmente no sabemos si su cercanía a Bonfil, A Warman, lo hayan adoctrinado en aquellos enamoramientos. Sabía que Comunalidad, levantaba el vuelo, quería viajar con esa visión, y su avión no pudo despegar, para seguir un Hércules, que ya va a altitudes insospechadas.
Nuestra última pregunta es, ¿seguirá el vuelo, a pesar de la muerte? creemos que si, al igual que aquellos utópicos, como Bonfíl, como Floriberto, Tomás, etc. Como todas las generaciones que han reconocido y gozan, el hacer en común la vida, y que ven en ella una salida plena hacia un horizonte, que hasta ahora, se nos quiere seguir negando. Sigue viajando, pues, Panchito de los Propios. Sigue contando que en este mundo caben muchos mundos. #tioyim #comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario