martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 230: Volver al sentido común es más que necesario.


Nuestra vida, o la percepción que tenemos de la vida se ha alejado enormemente de lo natural. Las culturas que nos forman y reproducimos, cada día se complejizan más, que la relación directa con el mundo que nos envuelve, se torna más conceptual, menos natural. Tener un lenguaje impuesto generado en otros contextos, nos ha llevado a ser prisionero de sus conceptos. Lo digo porque al pensar. lo hacemos desde el lenguaje que usamos. y he ahí porque nuestra salvación en muchos momentos sean el uso y creación de groserías, apodos, dichos conocidos llanamente como populares, que encierran la gama de posibilidades de decir lo que no podemos decir, en nuestro caso, desde el español. 
El gran aporte de los pueblos originarios, es decir, los que ya existían antes de la invasión española, es su concepto de vida que ha emanado de una profunda y umbilical relación con la naturaleza. Para muchos "conceptualizados", estas práctica de vida natural son folklorizaciones, modos raros de existencia. No se detienen a pensar del abrevadero de percepciones que les fundamenta. Los Antropólogos, los Sociólogos, casi en su totalidad se quedan en la superficie, por ello, y traducidas estas prácticas a su modelo conceptual de razonar, no logran atrapar la profundidad de un razonamiento que está ahí, natural como su propio y específico modo de ser.
Es esto lo que no lleva a afirmar que en educación, si queremos transformar nuestro modelo de vida, debemos partir de cero, y esto es, partir del sentido común, de el razonar natural, de la percepción directa, sin intermediarios, de nuestra relaciones con la vida. Abandonar el poder del conocimiento, que tanto maestros como padres de familia reproducimos en nuestras actitudes. Reconocer que la vida es simple y sencilla, que nos da alegrías y miedos, pero que es parte de el movimiento de un planeta que está vivo. 
Vivir aferrados a conceptos de otros, nos lleva a ambicionar ser el otro, no nosotros, y de ahí que nos llenemos de frustraciones, de rencores, y principalmente de un afán de competencia, que a lo que nos lleva es a ser mejor que el otro, y en esa loca carrera, pretender el poder para someter a todos.
Todos estamos conscientes, de que del mundo se han apropiado unos cuantos, y que lo nuestro se extingue, como el agua entre las manos. Por ello, nosotros pensamos, que será el sentido común el que nos permita todavía la sonrisa, si, una percepción común y natural de hacer la vida. Si esos pocos viven de lo que nos obligan a consumir, que va de los alimentos hasta el conocimiento, hagamos lo propio, lo nuestro, vivamos naturalmente, con aquello que nos mantenga en pié, con aquello que nos permita alcanzar el goce, la fiesta, un bienestar que no se mida como esos pocos lo hacen, sino por una natural reproducción de nuestras vidas, de nuestros principios, de nuestros sueños. Por todo, esto, es urgente volver al sentido común.#tioyim #comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario