martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 221: La Libertad se vende y se compra, La comunalidad, no, se construye, es de todos.


Tal y como se ejercita la libertad en estos tiempos, se puede afirmar que la han convertido en una mercancía, pensando el caso, de que ese concepto se haya elaborado con intenciones diferentes. El caso, es que, el haberse endiosado el hombre de si mismo, osó transferir su poder celestial, al dinero, y con ello, arrumbó a la libertad, al almacén de mercancías, le puso precio y lo expuso en los grandes aparates del mercado. 
Un caso por demás evidente, se da en la impartición de la llamada “justicia”, se salva quien tiene dinero para pagar esa,“su” justicia. Del conocimiento no se diga, todo lo que uno tiene que pagar para obtenerlo, y después, se tiene entera libertad, para venderlo a más elevados precios. Del honor no se diga, se necesita dinero, para obtener diplomas, y medallas, incluso, muerte en los casos militares o de delincuentes organizados, ¿o no es así?, no me dejen mentir por favor. 
Cuando la libertad es un bien individual, es susceptible de ser usada como tal, un bien de alguien, como cosa, como objeto, obviamente en un modo de vida mercantil, se convierte en mercancía. Peor se ven las cosas, cuando se habla de la libertad de comercio, que es la entera libertad de vender y comprarlo todo, los vientos, el agua, el oxigeno, la tierra, y todo lo que puede derivarse del trabajo. Todo se compra y se vende hasta el amor y la dignidad. Con todo esto uno puede concluir con una necesaria pregunta, ¿que sería aquello que no se puede vender ni comprar?. Ciertamente la respuesta no es fácil.
La formación que nos envuelve, nos convence de conocer el cómo obtener dinero, de gastar sudor para ganar dinero, de dibujar para lo mismo, de bailar, incluso de servir, todo lo hacemos para allegarnos dinero. Nuestra actitud, se concreta en sólo buscar dinero. Por su parte, los que son libres para mercadear, establecen fuentes de empleo, a las que acudimos para conseguir dinero, sin saber, que del valor de nuestro trabajo, esos capitales se enriquecen. Es decir, la solución de cada gobierno, es generar, más y más empleos, y ¿quienes salen ganando con esto?, pues los inversionistas. El laberinto se sigue profundizando y nosotros mecánicamente creemos que estamos, con el empleo, consiguiendo nuestra libertad, ¿para que?, para usar el dinero consumiendo lo que esos mismos capitales crean, ¿para beneficio de quien?. Pos pa los capitales, y así, al infinito. 
Lo que se reproduce es un“nuestro” suicidio individualmente coordinado. ! Pero Hay respuesta ¡ La respuesta es cuando todo pertenece a todos, una razón natural. Cuando la tierra es y por ello la cuidan todos, cuando lo que se produce, se considera de todos. Muchos pueden pensar que estas ideas son socializantes, pero no, Son ideas naturales, porque en la vida participamos todos, y por ello sus resultados son, lógicamente de todos. Hacer la vida conscientemente, e interdependiente de todo y con todos, es lo que llamamos Comunalidad. Los frutos del quehacer conjunto es para el sudor y goce de todos, no para servir y enriquecer a unos cuantos. Una última pregunta podría ser, ¿como reconocer que todo es de todos, y por lo mismo, su cuidado es responsabilidad de todos?. #tioyim #comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario