martes, 20 de mayo de 2014

Diario Comunal 206: De como el alumno, también se revelo al patrón de la educación.


Un dos de octubre precisamente, muchas cosas cambiaron en la educación. Las ordenes de un patrón trasnochado que no sabía, si lograr un ciudadano mexicano orgulloso, o un obrero eficiente y obediente, hizo que la rebeldía como mecha, incendiara las conciencias estudiantiles, y de algunos maestros, reflexivos de lo que sucedía. Si en preescolar primaria y secundaria, todo era nebuloso, en los bachilleratos y universidades la cosa ya era diferente. Las diferencias entre el Politécnico y la UNAM, pasaron a segundo plano, se empezó a derrumbar la discriminación de lo rural, por los urbanos, principalmente de las clases medio acomodadas, hacia los pobres. No se puede afirmar que esto haya desaparecido, pero ese año 1968, asomó su posibilidad.
Los estudiantes, tomamos conciencia de que las cosas estaban mal, no identificábamos, bien a bien, en que radicaba el problema, pero todos sentíamos que las cosas estaban mal.
El amo y señor de la educación, mostró sus fauces a una juventud, que en el salón se le inducia la hermosa mexicanidad, y en la calle le mostraba, una cruel situación de brutalidad ante la exposición de necesidades de atención. La masacre del dos de octubre sembró la semilla de un futuro que se ha amordazado cotidianamente, con todo tipo de instrumento; la radio, la televisión, la droga, la mentira, el asesinato, el derecho, etc, etc. su instrumento central; la educación era cuestionada.
Mucho tuvo que ver de lo sucedido, el dos de octubre del 68, lo que sucedía a nivel mundial. La Guerra Fría, los dos imperios, estaban en franca disputa por el mundo. En México, no se cantaban mal las rancheras. Diríamos, los jóvenes aspirantes a profesionales, estaban tomando partido en la guerra de imperios, pero en los otros niveles, la nebulosa hacía de las suyas. Pese a ello, ferrocarrileros, maestros, electricistas, cañeros, se ubicaban en aquel remolino de ideas y realidades.
Las demandas de hoy en día, rebasan las que se vislumbraban en aquellos años, pero son parte de un sólo proceso, diseñar espacios propios, para disminuir las desigualdades económicas y sociales.
Ambas situaciones, obedecen a la misma lógica, las imposiciones políticas del poder, los mecanismos de control (las olimpiadas), la corrupción, la lucha por el poder, etc. etc. Y entre todo, la vitalidad y las esperanzas de toda una nueva generación, en busca de un nuevo México. El nacimiento de esa rebeldía, estaba en el alumnado más bien tratado, ahora la movilización está en manos de aquellos que fueron formados par que esto no se repitiera, y miren lo que está sucediendo. A los maestros se les niega la posibilidad de enseñar lo que a fuerza de sangre, han aprendido en este proceso. #tioyim#comunalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario