lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 202: De cuando el Estado se convierte en patrón.

Desde que nace el Estado mexicano, no sólo centra su interés en regular las relaciones entre sus habitantes, sino también se convierte en algo así como un Papá, que busca la mejor vida para sus hijos. Distribuye, según sus criterios o de quienes lo encabezan, las tierras, los recursos naturales, en pocas palabras continua el camino trazado por los invasores, delimitar la tierra adjudicándoselas a aquellos que las reclaman como suyas. Surge así la propiedad privada, y la comunal, por cierto un modelo heredado de encomiendas, repartimientos, de los soldados españoles. En los tiempos de la reforma se desamortizan, o sea se ponen en venta, los bienes terrenales de la iglesia, principal terrateniente de la época. Así como esto, también emprende la faena de la educación.
Es decir, según los reformadores liberales de aquellos años, heredando los conventos de los clérigos hispanos, conciben que la población era ignorante, y como tal, tenían el "derecho" a se educados. Los liberales Oaxaqueños fundan el Instituto de Ciencia y artes, sitio que años más tarde educa a Benito Juárez. Como joven bien educado en el pensamiento liberal europeo, Juárez, desde que es Gobernador, manda a fundar escuelas, sobresale su región, la ahora Sierra Juárez. Siendo presidente, pues lo implanta a toda la reciente nacida, nación mexicana. Pero cabe preguntarse, ¿quienes harían o debían hacer el trabajo educativo? quizás son muchas las respuestas, pero no se de esta historia, así es que supongo que en cada lugar habitaba alguien que sabía leer y escribir, y era el señalado para nombrarlo profesor. Esto me hace suponer que el Estado, de principio no fue el patrón para la educación, sino la propia sociedad civil, que sentía ignorantes a sus correligionarios de generación, es decir, que los que se sentían superiores, veían la necesidad de educar a los demás. Si esto fue así, podemos decir, que el patrón de la educación fue la sociedad misma, y que más tarde esta "ardua" tarea se la adjudica el Estado, ya como dictado Constitucional, Con Juárez precisamente. Para ello, el Estado, con base en la recaudación de impuestos y más tarde con el fruto de sus empresas, se convirtió en el patrón de la cruzada más gigantesca que se haya conocido; la educación.

En la actualidad, todo gobierno sexenal, promete la creación de empleos, industriales, o sea obreros para sus industrias, peones o profesionales de servicio, para sus encomiendas, es decir asume su decisión de formar o educar a la sociedad, bajo los criterios que sus lumbreras, le dictaban, Pero principalmente para abastecer de obreros y profesionales para sus empresas y las de aquellos, en principio terratenientes, y más tarde emprendedores empresarios. Así, pisan la pasarela, Justo Sierra, Vasconcelos, Torres Bodet, Agustin Yañez, etc, etc. Todos investidos de amplios conocimientos, pero que cada quien a su tiempo, hacen engrosar el cuerpo de profesores contratados para educar al pueblo, en los mejores valores de su mentalidad liberal. Tratando de resumir, diríamos, que en un principio, el Estado era representativo de los que tenían el poder, y más tarde se convierte en un patrón en el poder que conduce a su sociedad, por los caminos del bien, de los sagrados principios que la patria, que su patria necesitaba y "reclamaba". interesante el asunto ¿verdad? . Continuaremos. #tioyim.

No hay comentarios:

Publicar un comentario