lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 197: Estos son días de definición.

No nos cabe duda, las últimas semanas han sido de gran movilización, no sólo del magisterio, quien físicamente enfrenta planos dictatoriales de un Estado regido por intereses empresariales de todo corte, sino también de la movilización de las ideas de aquellos que nos sentimos comprometidos con el futuro de nuestra región. Creo que todos estamos de acuerdo, es necesario transformar la educación, Los del poder, la piensan para formar obreros para sus industrias, y nosotros, para lograr una sociedad menos desigual, y más plena con base en lo que somos, necesitamos y tenemos. El poder quiere profesionales más rentables, más eficientes para que sus capitales crezcan, nosotros queremos profesionales que encaucen nuestras capacidades propias, para convivir mejor ésta vida. Unos piensan en obreros sometidos y obedientes, nosotros en campesinos capaces de defender y aprovechar la naturaleza como beneficio compartido. Unos sueñan con escuelas de lujo, otros en comunidades convertidas en escuelas. Unos creen en el discurso, otros creen en el trabajo. Unos quieren formar, para que sus hijos se vallan a la ciudad, otros para que se queden en la comunidad. Unos quieren educarse para dar ordenes en oficinas, otros, para trabajar directamente en lo que les gusta. Unos quieren explotar a los otros y otros quieren servir a esos otros. Unos quieren ver trabajar, y otros desean ser protagonistas del trabajo. Es en esta suma de contradicciones, y muchas más, que se debate toda la sociedad en estos momentos.
Todos quieren calidad, pero ésta, la define cada quien según sus intereses. Nosotros nos preguntamos, ¿hay que tomar partido? o es necesario adecuar los intereses para encontrar el camino.

Nosotros creemos que ninguna de las dos cosas, lo que es importante es diseñar desde cada región lo que es necesarios hacer. Obviamente, el Estado no cree en esto. En eso nuestra propuesta es contrapuesta, por lo mismo, es necesario buscar la forma para salirnos con la nuestra, pese a que se nos quiera imponer lo contrario. La vida civil, tiene su lógica, su racionalidad, su autodeterminación, en esto es el Estado quien tiene la obligación de respetar, y a nosotros encauzar. El estado tiene también su lógica, en este momento es la empresarial, y hará uso de sus instrumentos de regulación, lo logrará si nosotros no cuidamos el servicio que pretendemos dar a la sociedad, y sea ésta quien evalúe nuestra labor. En la medida que las comunidades, las sociedades urbanas, den cuenta que sus problemas, y sus necesidades se resuelven, estarán participando activamente de el proceso educativo, serán nuestros aliados, responsables convencidos de lo que ha de hacerse, si no, el conflicto permanecerá. ¿Que debemos hacer desde nuestra región? Esta es la pregunta que debemos contestarnos, nosotros tenemos nuestra propuesta se las expondremos en la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario