lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 193 (2).

Por allá de los noventa, cuando empezaban a estar en boga las computadoras, nos dimos a la tarea de redactar y usar nuestra propuesta de Comunalidad, ni las computadoras aceptaban la palabra, ni el diccionario la identificaba. Para nosotros era lógico, si vivíamos en comunidad, nuestra actitud cotidiana debía de ser una Comunalidad. Sin embargo, "la real academia española" no los sentía de la misma forma. Por ello, creo, salvo en alemán, nuestro término no existía, y por lo mismo nuestro actuar cotidiano no era presente para el idioma y para sus razonamientos. Recordemos, que cuando fuimos invadidos por lo bárbaros españoles, el Papa de ese entonces, nos acepto como seres vivos, pero sin alma, y ¿que era aquello de alma?, pues quien sabe, el caso es que ahora todos imaginamos lo que puede ser, aunque pocos lo puedan definir claramente y si es lo que definen, es el alma. Sin embargo, los diccionarios y las computadoras les dan su respaldo.
Esto mismo pasa con la noción de libertad, de democracia, y de justicia.
La democracia supone la participación de todos en la toma de decisiones. Pero como somos millones, la democracia encuentra en los partidos, la manera discursiva, de legitimar una decisión en boca de todos, y hace nacer la urna. Con un voto, dizque razonado, la democracia considera que hemos participado en la decisión, sin embargo, los partidos encauzan nuestras ideas y nuestros encabronamientos. De esa manera nos controlan, pero para los intelectuales, básicamente urbanos la democracia va con todo, para el trabajo, para la opinión, para lo que se escribe, para lo que se dice, la democracia está en todo. claro eso también es libertad, igualdad, fraternidad y sobre todo justicia.
Son estos conceptos los que nos encierran en una eterna ficción, cuando estuvo en boga el socialismo, para bien o para mal eras socialista, como eso no se mantuvo ni en china, pues se sigue hablando de democracia, todo para que, para seguir ocultando las grandes desigualdades, para seguirnos excluyendo de toda decisión, que en la actualidad toman las mafias vestidas de partidos, que ni son de izquierda ni de derecha, sino simples testaferros de los grandes capitales de inversión. Todos encuentran en el empleo, la solución de todos los problemas, aunque todos sepamos, que tener empleo es manejar un dinero que circula para comprar productos, que de nueva cuenta, nos venden y su pago va a parar a las bolsas de los grandes capitales.

Descubrir nuestra verdadera razón de ser, como se ve, no lo está en el español que se nos impuso y se nos sigue imponiendo, ¿que queda hacer?, inventar, si, crear términos que realmente digan lo que esta percibiendo nuestro organismo, y todas nuestras caṕacidades de interpretación. Vivimos la confusión, es cierto, por ello afirmamos , necesitamos un nuevo lenguaje, un verdadero idioma que explique la integralidad de nuestra vida. Si esto resulta, una grosería, una subversión, un desacato para el Estado de derecho y de la lengua, ni modo, es tiempo de quitarnos la mordaza, o el traje de locos que nos han impuesto, que solo beneficia al poder que nos genera una visión ficción de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario