lunes, 19 de mayo de 2014

Diario comunal 191: Existe la Comunalidad urbana.

Muchos nos han preguntado si en la ciudad puede cultivarse la comunalidad. Creemos que si. Los elementos que dan base a las relaciones comunitarias, pueden encontrarse en todo ámbito. No con la misma claridad que en una comunidad rural, pero si vista o apreciados de distinta manera. El territorio común es fácil no encontrarlo en la medida que en la ciudad florece la propiedad privada, y de que las personas habitan espacios distantes mediados por calles y calles, el que para reunirse y tomar acuerdos se tenga otra suma de requerimientos. Las labores que permiten la existencia de estos seres también suelen ser muy diferenciados, incluso contrapuestos, lo mismo para su goce, sus eventos tienen o exigen de rudos movimientos, para poderlos realizar. Aún así, la relaciones comunitarias existen. Son variados los elementos que pueden dar vida a la comunalidad en la ciudad. Uno de los primarios son aquellos cuando los vecinos de una determinada colonia, barrio, o sector, provienen de comunidades del interior, es decir aquellas familias que en sus comunidades originarias aprendieron las formas comunitarias de reproducción social. Incluso puede haber que en una colonia se concentren originarios de una misma región o comunidad. Sin embargo, el tiempo y la historia hace que vecinos de una colonia, en su acercamiento puedan entrar en tanta confianza, que sus acuerdos sean, para su sobre vivencia, de carácter comunitario. Puede haber casos, en lo que incluso el idioma materno pueda ser reproducido en estos ámbitos de apariencia individualitaria.

La base original en estos procesos siguen teniendo a la familia como sustento, pero también es importante tener claro que el deterioro familiar es un obstáculo para la reproducción de este tipo de relaciones. La autodefensa colectiva, es o ha sido un ingrediente central para dar paso a este tipo de relaciones, recordemos lo que se dio en la ciudad de Oaxaca en 2006, cada barricada llevó a la práctica esta suma de valores para la autodefensa de su colonia o de su calle. Con esto, deseamos dejar en claro, que si bien la comunalidad, ofrezca y manifieste mayor fortaleza en ámbitos rurales, en aquellas etiquetadas por el Estado como "indígenas", fuertemente ligados a la labor agropecuaria autoconsuntiva. Como conducta necesaria para la convivencia, ésta puede ser reproducida en todo tipo de espacio. Es también muy claro que la posesión comunal de la tierra, da mucho mayor seguridad y necesaria actitud comunalitartia, la que se apoya en su asamblea cotidiana, y que encuentra en su territorio es espacio vital para la realización de su goce. Con esto subrayamos que la comunalidad no responde a una cultura especifica, sino al tipo de relaciones que se entablan para resolver cada una de la necesidades que nos depara la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario