lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 188: Descolonizarnos no es cosa fácil.

Un zapoteco serrano Llega a las oficinas de CDI.

-Buenos días, Sr-
si, - si, ¿de que comunidad indígena vienes ?
- Vengo de Santa Ana-
en que podemos servirte.
-Pues, mire, necesito una beca para mi hijo, para que estudie música-
Pos, tráigame sus papeles
-que papeles Sr.?
Su acta de nacimiento, su cartilla militar, una constancia de domicilio, un documento que compruebe que habla el zapoteco de Santa Ana, su certificado de estudio de bachillerato, ha, y no se olvide, su credencial de elector.
El zapoteco serrano se rasco la cabeza y dijo.
-Gracias señor, volveré con los papeles que usted anotó-

El personaje se fue caminando, meditando los requisitos que tenía que llenar.

-híjole, y ahora como le hago, el Samuel ni zapoteco sabe hablar, no terminó su bachillerato, pues le dieron de topil y ya no pudo terminar la escuela, pero yo tengo la culpa, paqué acepte que aceptara su cargo-
-me lleva la chingada-
-pobre de Samuel, tiene tantas ganas tiene de seguir tocando la trompeta, pero no tenemos dinero y necesita la beca-
-Indígena, !que va a ser¡, los demás papeles, pues, los podemos juntar, pero eso del zapoteco y lo de su certificado de bachiller, pues está cabrón-
- no pues ya me chingué, si ni yo hablo zapoteco, pues los pinches maestros nos daban de varazos si nos atrevíamos a hablar, me cay, ese gobierno está relóco, primero no prohíbe hablar la lengua, y luego después le piden que uno que entregue papeles para comprobar que uno habla la lengua-
- y eso de indígena, no me late, yo soy serrano, no hablo zapoteco, cumplo con mi comunidad y eso es todo-
- ya se, le voy a pedir a la Autoridad que me extienda un papel, que diga que mi chamaco es indígena, y que habla el zapoteco, pues la autoridad sabe bien que si cumplimos con nuestros cargos, nuestros tequios, nuestras comisiones, en todo cumplimos-
-no importa que nos digan indígenas, total nosotros sabemos que nos somos, y si ellos quieren que nos llamemos indígenas, con tal de ganar la beca, indígenas nos haremos nombrar.

Encarrerado, nuestro personaje se a personó ante su autoridad para hacer su solicitud.

Su presidente le dijo
-solo te puedo hacer un papel que vives aquí y que has cumplido con todos tus cargos y ahora también tu hijo, y que tu hijo dejó la escuela, por cumplir con su encomienda que decidió la asamblea, haber si te sirve-
Emocionado nuestro personaje regresó a la ciudad, y la respuesta que obtuvo, fue:

No, mi amigo, ya no se pudo, se terminaron las becas de este año, espera para el próximo, y ya sabes, me traes los papeles que te pedí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario