lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 185: Ahora resulta que en esta vida se vale, sólo si se tiene dinero.

Un informe reciente marca el grado de extrema pobreza en la que millones y millones de compatriotas nos debatimos. El criterio que se utiliza es básicamente el nivel de ingresos monetarios de cada familia, todos los demás criterios se derivan de la presencia o ausencia del dinero. Lo problemático de estas evaluaciones radica no sólo en los criterios que se usan para hacerlas, sino en que la gran mayoría de la población termina convenciéndose que esa es la verdad. Los que resultan pobres lloran por la ausencia de mayores ingresos, y como tal, de la falta de empleos, de oportunidades, etc. La salida frecuente es irse al norte, porque de paso, como está pasando en Michoacan, ni en su propio pueblo, la gente está gusto por el acoso de criminales. De paso, la población etiquetada como "indígena", se ubica en las peores condiciones.
El que nos convenzan con estos criterios, nos hace más pobres. No tener refrigerador, estufa, carro, licuadora, luz, teléfono, vestido o ropa de moda, significa ser pobre, y con esto se nos siembra la convicción de emplearnos de lo que sea, con tal de tener esos artefactos, que dicho sea de paso, engordan los bolsillos, de las industrias, de las grandes cadenas de supermercados, etc. Lógico, los más convencidos y necesitados, venden con mayor facilidad sus cuerpos, y quedan insertados en el peor de los comercios. De ejemplos para qué señalarlos, todos los días, la prensa amarillista se encarga de refregarnos, con sus informaciones.
Realmente estamos encerrados en un laberinto. La educación está planeada para que salgamos a solicitar empleo, sin tener la oportunidad de analizar quien es el dueño de la fuente de empleo a quien nuestro trabajo va a beneficiar, Las fuentes de empleo los genera la sociedad empresarial y por lo mismo, es esta quien crece y controla fácilmente las leyes que son aprobadas por congresos que obedecen sus consignas y aprueban toda iniciativa en su beneficio. Y si de paso las evaluaciones, se realizan en función del número de satisfactores que uno puede conseguir en el mercado, el circulo de la pobreza queda más que evidente.
Nuca se analizan los satisfactores básicos, como lo son la dieta alimenticia, se es pobre si uno se alimenta de maíz y frijol, la necesaria ropa, mientras se pueda escoger, mejor, el tipo de casa, porque se es pobre, si se usa adobe, piedra, madera, y se está bien si se usa concreto, cemento, varilla, todo para beneficiar a las industrias en estos ramos. No tener seguro, es ser pobre, sin tomar en cuenta la cantidad de medicina natural que se cuenta en la vida rural. En estos tiempos ya se es pobre si se carece de celular o de computadora. Como vemos toda esta evaluación de como estamos los mexicanos, tiene que ver con el mercado, y con el nivel adquisitivo que se ostenta. Obviamente el más rico es el que tiene más miles de millones de dolares en sus cuentas, no hace falta mencionar a quien me refiero.

Nos preguntaríamos, ¿realmente el bienestar, que es?, ¿ es poder comprar más, para beneficiar a unos cuantos? o es tener para comer, vestirse y guarecerse, y así poder mirar la estrellas. Usted dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario