sábado, 17 de mayo de 2014

Diario Comunal 18.

Para ejercitar un economía comunitaria, debemos ser cuidadosos con las ofertas que se nos hace llegar de las distintas instancias gubernamentales. En primer lugar, se debe pensar que el Estado tiene como obligación apoyar el trabajo que ejercitamos en nuestra comunidad o en el espacio urbano, en que nos ubiquemos.Y decimos que tiene la obligación, porque es el administrador de la riqueza que es de todos, sea por impuestos fiscales o nuestra contribución directa, o bien de las empresas Estatales que transforman la riqueza de el territorio de todos.
Es importante también tomar en cuenta, que el Estado diseña sus programas bajo los parámetros de "desarrollo" que considera conveniente. Estos modelos en la actualidad se orientan a la obtención de capitales, que redundan en beneficio de un sistema mercantil,del que se ha adueñado las clases en el poder mundial. En el lenguaje de cada convocatoria de apoyo, se trasluce el interés del sistema mercantil. Si pensamos desde la comunidad y fundados en su lógica, nuestros proyectos deben responder a las reales expectativas demandadas por la comunidad, en lugar de repetir, el modelo de inducción asistencial que muestra el interés gubernamental. Si un proyecto esta orientado al auto-consumo, es así como se debe presentar, para no caer en la simple obediencia de una convocatoria, que por conseguir los recursos que nos ofrece, nos lleve a simplemente ampliar el mercado. Es decir, el pensamiento comunal debe ser respetado en profundidad. Es claro que si estamos pensando en el aprovechamiento de una mina,estamos ante la necesidad de proponerla como una empresa redituable, pero aquí el uso de las utilidades, sí debe ser preocupación de todos. Se puede pensar en un reparto horizontal o bien en la re-inversión para hacer crecer el proceso iniciado.
Esto que comentamos puede resultar obvio, pero los que a diario tenemos la obligación de elaborar proyectos comunitarios, nos da por olvidarnos de estos detalles, y terminamos haciendo más grande la intervención de la lógica mercantil.
Todo esfuerzo comunal o intracomunal, es eso, decisión de todos, por consenso . La productividad no debe pensarse solamente para el mercado, sino principalmente para el auto-consumo, de ahí la importancia de la autosuficiencia alimentaria. Produzcamos alimentos para garantizarnos el alimento de las familias, después podemos pensar en la venta de sus excedentes. La economía comunitaria,en principio debe responder a las necesidades, y no sólo en la venta de nuestra mano de obra liberada, que es lo que enriquece a los capitales. La organización comunal ofrece las posibilidades de realización de lo que proponemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario