lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 179: Valorarnos, es la clave para el futuro.

Antes de que nos invadieran los Europeos, Éramos lo que queríamos ser, respetuosos del mundo que nos había recibido en su seno, eligiendo nuestro hacer, según nuestras capacidades y cualidades naturales, analizábamos el mundo, el universo, como estos mismos nos lo permitían. Después de la invasión lo nuestro se volvió obscuridad y hubo que consumir, la luz invasora. Para hacer sobrevivir lo nuestro, aprendimos a ser como son los tlacuaches, dobles, muertos ante el peligro, y despiertos a la vida, una ves alejado el peligro. Pero con esa actitud necesaria ante todas las agresiones, nos hemos olvidado de quienes somos en verdad. Nos vestimos como quieren vernos los invasores que conviven con nosotros, pensamos lo que quieren que pensemos los de mentalidad europea y ahora agringada. Nos alimentamos con los productos que nos imponen sus medios de comunicación, nos medimos como ellos determinan de como debemos ser y hacer. Competimos con bienes y valores que ellos nos venden, etc.
El caso es que lo nuestro se va diluyendo, va desapareciendo. No hemos tenido la decisión de forjar las bases de nuestro pensamiento, de nuestra filosofía, de nuestra cosmovisión o nuestra manera de interpretar el universo. Hasta nuestras consignas, en el reclamo para la satisfacción de nuestras necesidades, son en su lenguaje, en sus principios. Lo nuestro brilla por su ausencia. Pero, ¿que es lo nuestro realmente? , en esto radica la cuestión. El habernos vestido con ropajes ajenos más de cinco siglos, hace muy difícil, saber quienes somos en verdad. La gran mayoría ni siquiera sabe que no sabe lo que es. Los avanzados, critican o exponen esta situación, pero lo hacen en palabras o conceptos ajenos, que al final de todo, solo terminan enriqueciendo nuestra inexistencia, es decir nos seguimos ocultando en sus razonamientos.
Pero, ¿ustedes que proponen? se platearán ustedes que nos leen. Están en razón, nosotros pensamos que debemos volver al sentido común, pero ¿que esto?, es mirar con nuestros ojos, oler con nuestra nariz , saborear con nuestro paladar, caminar sobre nuestro propios pies, -pero eso lo hacemos-, dirán muchos, es cierto, pero hay que ver que nos han puesto lentes, que olemos según lo que consumimos, saboreamos, con el sabor que se nos ha inculcado en la escuela en el restaurant (comedor), en la televisión. con esta misma influencia nos vestimos.

En todo se nos ha invadido. Los que detectan estas cuestiones, buscan la comida natural, dejan de comprar olores mercantiles, buscan ropa más sencilla, dejan de comprarse o a aspirar tener un carro, se curan con medicamentos naturales, etc. Esto es el inicio, pero la cosa no es quedarse ahí, es buscar la profundidad escondida de nuestros razonamientos. La mayoría se aferra en los adelantos de la ciencia, para argumentar lo que hacen, sin darse cuenta que vuelven a lo mismo; a ocultarse o a mostrar un razonamiento ajeno, que no explica lo suyo. Darle valor a lo que somos y tenemos, es la clave, no nos cansaremos de insistir, que veamos la vida con nuestros propios ojos, esto se logra para empezar, reconociendo que vemos con lentes ajenos. Por favor, no nos salgan con que esos lentes son suyos porque ustedes los compraron, porque con ello nos contestaran la verdad, esos lentes los compraron, dense cuenta de ello, y ¿con que los compraron? con un histórico derramamiento de sangre, sudor y lágrimas, de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario