lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 171: Estado obeso, sociedad anoréxica.

Siempre se comenta, México es un país de leyes, los "cultos modernos", dicen Estado de derecho. Cada sexenio parece competir en la cantidad de instituciones que crea, obviamente el gasto crece, el Estado se infla, engorda, pero promueve belleza en su sociedad que supuestamente representa, a tal grado que la sociedad con tal de verse "presentable", deja de comer, deja de educarse, deja de mantenerse sana, consume todo lo que le indica el mercado, para verse bella y atractiva.
El Estado por su parte, con el apoyo de los bostezos de los dizque representantes de la sociedad, reforma y reforma leyes para encargarse de la educación, de la salud, de la alimentación, del transporte, de la seguridad, de los energéticos, de todo. Pero, se da cuenta y además le interesa, que el mismo, no se encargue de todo. Su solución obvia, es privatizar todo. Todos sabemos que no hay una distinción clara entre Estado e iniciativa privada, gran cantidad de secretarios de Estado son asesores o accionistas de grandes empresas. Fox, es un ejemplo de este maridaje político entre empresa y Estado.
Por su parte la sociedad, convencida por los medios de comunicación mercantil, deja en manos del estado la educación, unos porque la quieren laica y gratuita, otros porque la quieren religiosa y de paga, el caso es que dejan que el Estado se encargue de ese molesto problema, atender a sus hijos, para que se eduquen en lo que les guste, y como también el Estado es el responsable del empleo, éste educa y forma a todo el alumnado para enriquecer las empresas que son de su copropiedad. Lo mismo sucede con la salud, el transporte, la seguridad, etc. La anoxeridad de la sociedad empieza a no tener límites, porque todo intento que brota para la solución social de las necesidades fundamentales, luego se les etiqueta de estar fuera de la ley, esto lo vemos en las policías comunitarias, en los reclamos de autonomía,etc. El caso es que la flacúra de la sociedad va en aumento, aunque ahora hasta el estado diseña políticas en contra de la obesidad y por el otro ofrece a la flaca sociedad de alimentos "perfectos" para engordar.

Definitivamente estamos encerrados en un laberinto. ¿como salir de el? si las grandes mayorías, enajenados por el mercado, quieren que el Estado se encargue de todo y las minorías que quieren diseñar su propias soluciones participando, se les tilda de ilegales. Si además por otro lado, los partidos se siguen partiendo, bañándose de la corrupción institucional, nosotros nos vemos salida más que la refundación de los Estados locales, empezando por Oaxaca. Es decir, Oaxaca como Estado puede reformulárse, buscar ser integrado por su esencia organizativa. Afirmamos, Oaxaca es y por lo mismo formalmente debe ser, un Estado comunitario. Camino largo y sinuoso, pero al fin camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario