lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 167: De porqué a la comunidad no la lastima el individuo.

Efectivamente, la comunidad está integrada de familias. Cada familia tiene un representante en la asamblea general de comuneros o ciudadanos. También es cierto, Los representantes son individuos pero que representan a sus familias en la asamblea. El individuo cuando participa sus ideas en muchas maneras son determinadas por su familia,y cuando asume un cargo es apoyado por ella. El prestigio de un individuo es también el de su familia. En muchas ocasiones, la actitud individual en comunidad se hace presente cuando una persona decide trabajar en ámbitos ajenos, separados o distintos a los de su comunidad. Cuando es un dirigente regional su prestigio crece, porque representa a su comunidad, pero cuando sobresale en lides no manejadas por la comunidad, no es cuestionado por ella, pero tampoco logra comunitariamente su apoyo. Si es nombrado funcionario, quizás sea criticado o hasta envidiado, pero su prestigio lo mantiene si cumple con sus obligaciones con la comunidad, si es nombrado candidato para un puesto político, lo mismo, es criticado y también envidiado, pero su prestigio lo mantiene de la misma manera, cumpliendo sus obligaciones.
Lo que queremos decir, con esta reflexión es que la dinámica de los partidos políticos no dañan a la comunidad extrayendo personas de ella para sus correrías.
Cuando, grupos influidos por algún partido desean imponer sus opiniones en una asamblea, no lo pueden hacer con el nombre de su partido, porque la asamblea los detiene, y en la mayoría de los casos los diluye. Cierto, cuando estos grupos tiene razón en sus intervenciones la comunidad razona y acepta sus ideas, pero si son ideas que van en contra de la comunidad, estos no encuentran eco.
Cuando una autoridad en funciones llega a ser coptado por un partido, la comunidad simplemente le substituye del cargo, por el concejal inmediato o por el suplente, si lo hay, o puede nombrar a otro. Esto último, es difícil porque no todos aceptan dicha situación, por ello lo común es que del mismo cabildo en funciones, se designe al substituto. Es decir, se respeta la conducta de la persona, siempre y cuando no se dañe ni se presione a la comunidad. Varios son los casos que recientemente se observan, pero en ninguno de los casos, la cuestión llega a mayores. Esto significa que la comunidad respeta las decisiones personales, mientras este, cumpla con los acuerdos internos y para el interior de la comunidad. Lógicas ajenas como las de los partidos políticos, no hacen mella cuando una asamblea sabe que lo que acuerda y sabe que es para su beneficio. El voto es individual y así lo toma la comunidad, no es comunitario como lo hace en una asamblea.
Las diferencias entre estos dos regímenes de gobiernos son profundas, y cualitativas, por ello, es más fácil que un municipio de partidos, que está en conflicto permanente, opte por sistemas normativos internos, que lo contrario.

Debemos reconocer que municipios urbanizados, está en peligro de ser partidos, pero los lejanos a la ciudad, no tanto. La comunidad tiene fórmulas de resistencia asentadas en la confianza y en las relaciones directas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario