lunes, 19 de mayo de 2014

Diario Comunal 161: Juegos tradicionales.

Cuando se tiene una visión lineal de la historia, lo que ha pasado de moda es interpretado como tradición, como costumbre, como algo superado. Se piensa en su rescate, en su reconstrucción, muchas veces por nostalgia, otras veces por ser una práctica coherente, que puede adaptarse a tiempos actuales. Los juegos en la primaria tiene algo así, en estos tiempos resultan más baratos, menos contaminantes, más prácticos, etc. Su recuperación responde a una lógica de pensamiento. Si se tiene, una historia circular, natural, regresar al pasado, no es, sino iniciar un nuevo ciclo. utilizar un trompo no es regresar, es volverlo a encontrar, claro, si te gusta más que tu celular, que tu carro, o tu novia pintarrajeada, eso dizque nuevo, que te gusta porque es la moda, y según tu es más útil, que aprenderse la fórmulas matemáticas que noblemente te enseña la vida.
Tenemos que aceptar que la teoría progresista y evolucionista de la historia, nos llena de prejuicios hacia caminos andados, nos siembran en la mente lo nuevo que nos dura dos años de sorpresa,y es, por el mercado, desechado ante un nuevo modelo. Vivimos el momento que nos conducen a consumir, que nos convencen de disfrutar para desechar casi de inmediato. Hacer lo contrario para muchos, representa folklorización de costumbres concebidas del pasado. No lo dudo, el mercado es tan insaciable, que tanto futuro como pasado, vuelve mercancía. Para muestra, basta ver como se consideran a edificaciones ancestrales, "ruinas que ofrecen billetes". Si el camino andado, no se ve como mercancía, si se trata de reapropiarnos de experiencia vividas, la cuestión es distinta.
La marcha capitalista, salvaje y depredadora, consume nuestro conocimiento ancestral y si lo rescata, lo hace para convertirlo en mercancía. Lo vemos en la escuela actual, en la que lo que leíste de Marx, se vuelve tradicional, y si lees a Habermas, es lo nuevo, lo que debes de leer si es que quieres considerarte a la moda o al día. Es más si en tu biblioteca, no está Taylor, o Foucolt, estas fuera de la jugada del día, del triunfo, de lo "mejor". Eso mismo pasa con los juguetes. Si utilizas el yoyo, "que atrasado estás", ¿porque?, porque a sí lo ha determinado el mercado, de intelectuales y de juguetes. Y no hablemos de la música. La situación realmente te deprime.
Los viejos nos hemos convertido en infantes, no sólo porque volvemos en un nuevo ciclo de la vida, sino porque seguimos creyendo en Cri Cri, y seguimos leyendo a Mariátegui, que inspirado en Marx, logra explicar la contemporaneidad de dos mundos abismalmente separados, el que piensa, y el que vive. El occidental y el del hemisferio sur. el existente y el inexistente. El que se desarrolla hasta la muerte, y el que no quiere desarrollarse, sino simplemente vivir y convivir, bien con todo.

Suena recomendable, tomar en serio la interpretación de la historia, que gira en nuestros cerebros, porque nos llevan, según entendamos la vida, a dar valor a caminos andados, o verlos simplemente como una tradición inútil. No podemos negar que la computadora es útil, el internet también, pero revisemos que tanto escribimos y cómo, con los lápices antiguos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario